Los ciudadanos de este país estamos viviendo un momento trascendental que va condicionar nuestro futuro inmediato. La decisión en las urnas el próximo día 20 de Noviembre supone decantarse por un modelo de Estado en el que prime la protección social y los derechos civiles defendido en mayor o menor medidad desde las posiciones de izquierda, o por un modelo liberal conservador dibujado por el Partido Popular en el que priman la defensa de los intereses empresariales y eclesiásticos, todo ello bajo el argumento de la creación de empleo. Tampoco se libraría de este modelo el partido UPYD de la "transgénica" ROSA DIEZ.

Es evidente que el último gobierno de Zapatero se equivocó en lo económico y claudicó ante los intereses de los especuladores sin reparar en la necesidad que tiene el país de un mayor y mejor reparto de la riqueza. "Se le olvidó" que, a la vez de los recortes a los trabajadores se podía haber activado un impuesto a los ricos que compensara el desaguisado social. No obstante es necesario recordar los tímidos avances habidos en materia de derechos civieles, (Ley del aborto, asignatura Educación para la Ciudadanía, matromonio de Gays y Lesbianas, Ley de Dependencia etc)

Aún así, creemos que no le falta razón al Movimiento 15 M en sus denuncias y reivindicaciones, a la que añadiríamos la necesidad de que se creara un Banco Público, denominado Banco de Crédito Electoral que concediera créditos con techo de gasto para las formaciones que desearan acudir a cualquier comicio electoral y presentaran las garantías de pago correspondientes, tanto personales como colectivas.

De esta manera los partidos que tuvieran representación parlamentaria a nivel nacional, autonómica o local no deberían nada a la Banca privada sino al propio Estado y en caso de impago en el transcurso de la legislatura, quedaría excluido de cualquier nueva petición.

Nos jugamos muchos en estas elecciones, o el modelo del liberalismo puro y duro representado por el PP con la tacheriana Esperanza Aguirre como principal "alma mater" modelo trasnochado del siglo XVIII frente al modelo socialdemócrata de protección y derechos sociales defendido por las distintas formaciones de izquierda que participan en los comicios, desde el moderado PSOE, o la formación IZQUIERDA UNIDA u otras formaciones más a la izquierda.

HAY QUE RECORTAR VOTOS A QUIEN RECORTA DERECHOS, esa es la cuestión.

 

TU DECIDES

 

LA REDACCIÓN